.

.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) declaró culpable al Estado dominicano por la desaparición forzada del periodista opositor Narciso González,

San José, 2 abr (EFE).-

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) declaró culpable al Estado dominicano por la desaparición forzada del periodista opositor Narciso González, ocurrida en 1994 a manos de agentes estatales, luego de denunciar un fraude electoral.


 "El Estado es responsable por la desaparición forzada del señor Narciso González Medina y consiguientemente por la violación de los derechos a la libertad personal, a la integridad personal, a la vida y al reconocimiento de la personalidad jurídica", indica la sentencia publicada hoy por la Corte en su página de internet. González, un periodista, profesor y opositor dominicano, desapareció el 26 de mayo de 1994 a sus 52 años de edad, durante el último Gobierno del presidente dominicano Joaquín Balaguer (1906-2002). Según la demanda, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la desaparición de González fue una consecuencia directa de sus posturas políticas, especialmente por sus denuncias de fraude electoral en contra de Balaguer, quien gobernó República Dominicana en los períodos de 1960-1962, 1966-1978 y 1986-1996.
Una noche antes de su desaparición, pronunció un fuerte discurso en contra del Ejecutivo de Balaguer, luego de hacer un llamado a la desobediencia civil durante una Asamblea en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde era profesor. Los jueces de la CorteIDH, con sede en Costa Rica, determinaron en la sentencia que para esa época existía "un contexto de tensión política y vigilancia de opositores o críticos al Gobierno" a lo que "se debe sumar la aparente práctica común de detenciones ilegales y tratos inhumanos, crueles y degradantes o torturas por parte de los cuerpos de seguridad del Estado en la época de los hechos". La CorteIDH ordenó a República Dominicana realizar "las investigaciones y procesos necesarios" para "establecer la verdad de los hechos", así como identificar y sancionar a los responsables de la desaparición forzada de González. "El Estado debe efectuar, a la mayor brevedad, una búsqueda seria, en la cual realice todos los esfuerzos para determinar el paradero del señor Narciso González Medina", agregó. Otros puntos resolutivos de la sentencia indican que el Estado debe brindar atención psicológica y médica gratuita a los familiares de González y efectuar un acto público de reconocimiento de su responsabilidad por este caso. Además, el Gobierno está en la obligación de colocar una placa conmemorativa en el Centro Cultural Narciso González en la que se haga alusión a esta sentencia y realizar un documental audiovisual sobre la vida de la víctima, con énfasis en su obra periodística, literaria y cultural. En cuanto a indemnizaciones, la CorteIDH determinó que el Estado debe pagar por daño inmaterial un total de 290.000 dólares a los familiares de González; por ingresos dejados de percibir por el periodista 70.000 dólares y por costos del proceso 33.200 dólares. Esta es la primera ocasión en que República Dominicana es condenada por la CorteIDH, perteneciente a la Organización de Estados Americanos y cuyas resoluciones son de acatamiento obligatorio para los países miembros del organismo hemisférico.