"Soy la víctima", intentó defenderse Isabelle Graham, una maestra de francés de 28 años -devota cristiana como se autodefine- que fue fotografiada en la cama de un hotel en la que durmió con un alumno de 17 años la noche de su promoción.